Objetivo: Los Pinos. Autor: Jorge Esqueda

Jorge Esqueda Hernández 1Por: Jorge Esqueda Hernández (*)

Después de los comicios del pasado cuatro de junio, las fuerzas políticas terminan su evaluación y dirigen ahora sus energías hacia la siguiente y gran meta: la Presidencia de la República en las elecciones de 2018. El clima social es de clara insatisfacción con la gestión del regreso del PRI tras dos sexenios del PAN, partido este que tampoco pudo entregar buenas cuentas, con lo que potencialmente suena hasta lógico que se abran las puertas hacia la izquierda.

Sin embargo, el camino de 12 meses está lleno de asegunes como se vio ese cuatro de junio. No es la primera vez que se dice con pesar, pero es necesario repetirlo: la búsqueda del máximo cargo político del país no se da ni parece que vaya a darse en medio de una lucha de trayectorias políticas y mucho menos de ideas.

Por el contrario, nada parece impedir la repetición de las características de las campañas y precampañas que vimos en la primera parte de este año pero ahora en el camino hacia Los Pinos, especialmente de dos: la una, el gran gasto financiero más allá de todos los topes fijados legalmente y de origen opaco, y la segunda, el uso de estrategias que manchen la reputación de los aspirantes. En ambos casos solo pierde la democracia.

De cara a la carrera 2018, el PRI no llega extenuado como deseaban sus rivales. Aunque con mínima diferencia de votos en relación a MORENA y con abundante pérdida de sufragios respecto a los dos mandatarios estatales anteriores -que se refleja en que Alfredo del Mazo gobernará al estado de México con alrededor del 15 por ciento de los integrantes del padrón mexiquense- el tricolor mantuvo el poder, el prestigio y las posibilidades políticas que representan el gobierno mexiquense.

De aquí a octubre, para cuando deberá de realizarse una asamblea nacional priista y luego la selección de su aspirante presidencial, se espera y muchos desean que el Gran Elector priista encuentre una forma mucho más abierta de escoger candidato presidencial en lugar que la decisión en solitario. La forma en que se determine esa candidatura podría fijar el rumbo de la victoria o la derrota en 2018, sobre todo en medio del clima social que reprueba el regreso del tricolor a Los Pinos.

Además, que en Veracruz haya ganado un pequeño número de las alcaldías que se eligieron ese domingo, confirma el disgusto con el PRI y lo enfrenta con el trabajo que tiene que hacer no solo en esa entidad sino en todo el país.

El PRD tampoco cayó en la debacle que se le pronosticaba. Dos factores jugaron para evitarla. Uno, su candidato a la gubernatura mexiquense, pues Juan Zepeda mostró empatía con el electorado y en particular “falta de respeto” a Andrés Manuel López Obrador, no solo negándose en forma retadora a declinar a favor de su contrincante Delfina Gómez, sino enfrentando abiertamente al líder máximo morenista. Este enfrentar elevó sus bonos pues gustó a muchos antipejistas pero también a militantes de izquierda que no están de acuerdo con López Obrador.

La victoria perredista en alianza con el PAN en alrededor de la mitad de la alcaldías en juego en Veracruz, es otro motivo de fortalecimiento, pero también significa que puede mantenerse como factor de poder, como lo fue en la primera parte de esta administración al participar en la aprobación de las llamadas reformas estructurales. Sin embargo, el PRD está lejos de ser un partido moderno de izquierda, pues las huellas del caciquismo y el clientelismo en su interior están por toda su estructura.

El PAN es la organización que más perdió el pasado cuatro de junio. La caída de una de sus principales figuras a nivel nacional, Josefina Vázquez, al cuarto lugar en el estado de México, afecta a toda la estructura panista además de que revela que la unidad interna, en este momento, no es su principal fuerte.

La victoria en la gubernatura de Nayarit no atenúa esa situación. A pesar de su riqueza turística y agrícola, Nayarit no da mucho políticamente, y menos cuando se considera que ese triunfo fue en alianza con el PRD, pero de nueva cuenta parece indicar por donde podría soplar el viento si el PAN quiere hacer un buen papel en 2018.

Está en duda que tanto se consolidó MORENA en los comicios pasados y eso lo seguiremos viendo estos meses. Quedó en claro que no es ajeno a la corrupción política como su líder máximo presume. También que tiene “cantera”, es decir, potenciales buenos candidatos más allá de los rostros conocidos, pero a quienes se les hace depender demasiado de López Obrador y entonces se limita su crecimiento. ¿Habría crecido Zepeda si hubiera estado en MORENA? Es de dudarse y así con Delfina Gómez, que en el momento de la derrota no tuvo la compañía del líder López Obrador.

Pero con mucho está por sopesarse que tanto valora el electorado la actitud de MORENA de que tras ser declarado derrotado en el estado de México, rechazó lanzarse a la lucha postelectoral y ha preferido la vía de esas instituciones repudiadas una y otra vez por López Obrador. Es una acción que se duda sea de civilidad política y democrática, sino más bien otra de las muchas contradicciones de su líder.

Con todo este panorama, Andrés Manuel López Obrador tiene un gran capital que administrar para 2018. No puede amenazar como en los comicios mexiquenses. No debe prometer el paraíso si gana. Aunque la situación de México no es la que enfrentó Winston Churchill en Reino Unido en la II Guerra Mundial, algo de realismo para sacar al país de la situación que sufre, no le caería mal al Peje ni a la Nación.

(*) Periodista mexicano.

j_esqueda8@hotmail. com

Escrito por

Periodista, profesor universitario y consultor en Comunicación y Periodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s