Revela experto cómo están acabando con el Seguro Social

El gobierno mexicano ha impedido que crezca el gasto en salud pública, a pesar de que se ha incrementado el número de pacientes, porque pretende favorecer a los seguros privados, tal y como se hizo en Chile, con todo y que ese modelo fracasó, expone el profesor-investigador de la UAM, Raúl Enrique Molina Salazar

El especialista afirma que la paulatina privatización de los servicios de salud obedece a consignas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco Mundial (BM)

Por: Jorge Santa Cruz (@JorgeSantaCruz1 y jlsc.ua@gmail.com)

El 21 de abril del presente año publicamos en este espacio que Ya comenzó el desmantelamiento del IMSS.

Cuatro días después, el 25 de abril, difundimos lo siguiente: Lo anticipamos, piden en el Senado “destituir” las bases y principios del Seguro Social.

En esta ocasión, presentamos la primera de dos partes de la entrevista exclusiva con el doctor Raúl Enrique Molina Salazar, profesor-investigador de la UAM Iztapalapa, quien explica cómo están desmantelando al IMSS y al sector salud de nuestro país y por qué.

 

Dr. Raúl Enrique Molinaza Salazar. Universidad Veracruzana

Dr. Raúl Enrique Molina Salazar. Foto: Universidad Veracruzana

Saludamos -y lo hacemos con mucho gusto- al doctor Raúl Enrique Molina Salazar; él es profesor-investigador del Departamento de Economía de la Universidad Autónoma Metropolitana, en el Campus Iztapalapa. Doctor, qué gusto.

Buenas tardes, Jorge. Aquí, a tus órdenes para discutir los temas, éstos, de Salud,nque tanto preocupan a la población.

Así es, doctor. Por eso le llamamos. En Periodismo Libre le hemos dado seguimiento al tema y nos hemos encontrado con que el Instituto Mexicano de Seguro Social y el Instituto de Seguridad Social y Servicios para los Trabajadores del Estado,  también el Seguro Popular, operan cada vez con menores recursos, lo cual se traduce en un servicio deficitario, en un servicio deficiente para los derechohabientes. ¿Usted comparte este punto de vista, doctor? Y si es así, ¿nos podría enumerar la causa, o las causas?

Yo lo que te podría decir, cuando uno compara internacionalmente la situación de México, es que -en términos relativos- andamos abajo de la media latinoamericana y obviamente, abajo de la media de los países de la OCDE.

El gasto en salud, en México, la mitad del gasto es público y la mitad del gasto, es privado.

Ahora, el componente público, la parte más importante es la Seguridad Social. Pero ésta, en términos relativos, ya no ha crecido.

Eso significa que hay más pacientes, pero el crecimiento del gasto, o sea del presupuesto, con el cual van a gastar, no ha crecido de una forma acorde.

Y la política lo que ha hecho (que bueno, es mejor tener el Seguro Popular a no tener nada) es a fortalecer el componente del Seguro Popular.

El Seguro Popular es un paquete reducido de prestaciones médicas, lo cual tampoco es una respuesta definitiva. ¿Verdad?

Sí. Doctor Molina Salazar: ¿Desde cuándo deja de crecer el gasto, o la inversión, en el Sector Salud en México y por qué?

Yo tengo más o menos documentado que esto ya tiene , al menos, dos décadas, o quizá unos 15 años. Y esto es una política vinculada a los proyectos neoliberales en donde el componente público se considera que es ineficiente. Entonces, hay que buscar otras alternativas.

En el caso de la Salud, las financieras internacionales, el banco del BID, el Banco Mundial, han tratado de impulsar el desarrollo de los prestadores privados. Y México se ha prestado a esta política. Y como han recibido préstamos, entonces la orientación es al no fortalecimiento de las instituciones públicas. Esta es la razón política que hay atrás.

Entonces, el debilitamiento progresivo del Instituto Mexicano del Seguro Social, del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado, es debido a la consigna internacional que pretende que la salud en México se privatice…

BID. LogoSí y esto es erróneo. Yo recuerdo hace 20 años; participé en varios congresos y seminarios nacionales e internacionales, y el BID y el Banco Mundial financiaban seminarios y proyectos. Y traían a los expertos latinoamericanos -entre ellos a los chilenos- para decirnos que la gran alternativa en Chile habían sido los seguros privados, lo que se llaman las Isapres, allá.

Banco Mundial. LogoPor mi trabajo académico he tenido la fortuna de viajar, aparte de leer y comparar. Entonces, hace dos años estaba en un congreso en Chile y la gran insatisfacción ahora con aquella gran propuesta de que el gasto privado, los servicios privados, iban a solucionar los problemas de Salud están viendo que no fue; que la panacea no era tal. Ahora, esto se discute ampliamente en Chile. Yo no veo una discusión parecida, de estos temas, en nuestro país.

Así es. Y abriendo un paréntesis: también recuerdo que cuando se hizo la reforma del sistema de pensiones en México, nos pusieron como modelo a las administradoras de fondos para el retiro chilenas. Ahora resulta que las afores en México son el gran negocio para las empresas y representan una gran pérdida para la mayoría de los trabajadores.

Este tipo de reformas se impulsaron a la par por las instituciones financieras. Empezó primero por la cuestión de las pensiones y luego, siguieron con lo de salud.

Ahora, Chile -comparativamente- es un país muy chico y entonces, allí, las instancias políticas permitieron imponer ambas políticas, ¿verdad? Pero tienen un serio cuestionamiento, ahorita, en Chile. Entonces, así como vinieron a decirnos que Chile era la solución, deberían de venir a decirnos ahora que en Chile hay una gran insatisfacción y hay una severa crítica a este tipo de proyectos, para empezar a replantearnos qué es lo que vamos a hacer o para dónde vamos a ir.

Doctor Molina Salazar: ¿sería una exageración decir que comenzó ya el desmantelamiento del Instituto Mexicano del Seguro Social?

Yo creo que es un desmantelamiento relativo, al no crecerlo en las áreas sustantivas; entonces, pareciera ser que la gran institución permanece tal y como era en los 50 y 60 pero, en verdad, dista mucho de la institución que fue en esas décadas: 50, 60, 70, a lo que es ahora.

¿Cuál es la diferencia que usted nota, doctor?

Bueno, en la parte cualitativa, en aquel momento había recursos humanos y físicos. Y son las grandes instalaciones que tenemos en este momento, en comparación de muchos cuadros… Desmantelamiento significa que el recurso humano deja de ver como la gran alternativa profesional instalarse o ubicarse en el sector público; entonces busca otras alternativas. Máxime, cuando la política pública es al no fortalecimiento de la institución pública. Entonces, lo que crece, es la otra alternativa.

¿La alternativa privada?

Yo, en la conferencia que presenté hace unas dos semanas en la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa, les presentaba una gráfica en donde les mostraba que el componente público en los países de la OCDE es el más importante. Y solamente es residual el componente privado. O complementario.

Y en países como México o, en este caso, también por ejemplo en Estados Unidos, la mitad del gasto es público y la mitad del gasto es privado. En eso, sí nos parecemos. Pero no en la parte del componente del público en las instituciones de salud.

Mikel Arriola, director general del IMSS

El director general del IMSS, Mikel Arriola, al depositar un donativo para la Fundación IMSS, el 23 de mayo de 2017. Foto: IMSS

Doctor Molina Salazar: no sé si he interpretado bien. Le expongo cómo lo he entendido y usted me dice si estoy en lo correcto, o si no.

Entonces, pretenderán las políticas neoliberales aplicadas en México, pretenden que permanezca el Instituto Mexicano del Seguro Social -digamos como un cascarón, como una fachada-; algo así como lo que están haciendo con Petróleos Mexicanos, pero reducido al mínimo, de tal manera que se obligue -de manera paulatina y cada vez más acelerada- a los usuarios, a los derechohabientes, a los asegurados, a tener que sufragar los costos de sus tratamientos, de sus operaciones, etcétera.

No sé si interpreto bien la situación.

Yo creo que ése es el derrotero, de como van las cosas; debería de ser el momento de pararlo, porque al igual que ahora se ve claramente que es un desastre la política energética por el desmantelamiento del petróleo, de Pemex, yo creo que la alternativa de desmantelar las instituciones de la  seguridad social en su componente de Salud es una visión muy miope.

En primer lugar, los salarios que tenemos no son comparables a los de los países europeos. Y entonces, dejarle al componente privado, al gasto privado a la capacidad de ingreso de las familias mexicanas, tener que sufragar además sus gastos de salud, yo creo que eso, pues es totalmente injusto, totalmente inequitativo.

Así es.

Socialmente, deberíamos de replantearnos, o volver a discutir, a volver a poner en la agenda de la discusión pública ese tipo de cosas que son de gran trascendencia para la sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s