México depende cada vez más de la gasolina de Estados Unidos

  • El investigador de la UNAM, Fabio Barbosa Cano, advierte que el vecino país del norte coloca en el nuestro su sobreoferta de gas shale, cuya producción comenzará a declinar en pocos años, lo que convertirá a la red de gasoductos que conectan a ambas naciones en verdaderos elefantes blancos

Por: Jorge Santa Cruz (jlsc.ua@gmail.com)
CIUDAD DE MÉXICO, jueves 11 de mayo de 2017.- México está muy avanzado en su dependencia de gasolina con respecto a Estados Unidos, con el agravante de que ese país no constituye una fuente sostenible, debido a que su sobreoferta del combustible proviene de la producción de petróleo de lutitas, advierte el investigador del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM, Fabio Barbosa Cano.
En entrevista con Periodismo Libre, advirtió que los campos que producen gas shale tienen una vida corta, de 10 años en promedio, en tanto que los pozos de hidrocarburos convencionales duran de 30 a 40 años.
¿Profesor, qué va a pasar con las importaciones que hace México de gas shale y de gasolina estadounidense?
Fabio Barbosa Cano. UNAM
Fabio Barbosa Cano. Foto: UNAM
El fenómeno de la “revolución” de los shales es un tema que apenas está comenzando, los académicos que estudiamos el tema no tenemos una opinión uniforme.
Algunos opinamos que hasta el momento es un fenómeno exclusivamente gringo, que no se ha podido replicar en ningún otro país (ni en China, ni en Argentina, que han realizado alianzas con grandes trasnacionales).
Otros respetables colegas consideran que cuando los precios se eleven a un nivel de entre 60-70 dólares por barril, veremos el surgimiento de la producción en México y otros países.
Otro aspecto ante el que existen visiones encontradas es el de la sostenibilidad de la producción; algunos hemos concluido que el ciclo de vida de los campos y las cuencas shale es más corto que el ciclo de vida de los campos y las cuencas de hidrocarburos convencionales.
Un ejemplo, la gran cuenca mexicana ubicada en la Región Marina Noreste (campos Cantarell, Abkatún y otros) ha prolongado su ciclo por cuarenta años (1979 a la fecha). Es aceite convencional.
En contraste, la gran cuenca gringa de shales, llamada Barnett en Texas, ha exhibido un ciclo de vida de sólo diez años (arrancó en 2004 y para 2012 su producción había caído más del 90%).
El asunto anterior tiene una estrecha relación con las importaciones de México (especialmente de gas natural); si la hipótesis de que la producción shale es de ciclo corto, toda la infraestructura de gasoductos que hoy enlazan México-Estados estarían condenados a quedar convertidos en elefantes blancos.
¿Un escenario similar podría plantearse para las importaciones mexicanas de gasolinas?
No exactamente, porque los gringos están creando dispositivos para trasladar la producción canadiense hacia las refinerías de la costa del Golfo de México.

Escrito por

Periodista, profesor universitario y consultor en Comunicación y Periodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s