En defensa del Ejército. Autor: Jorge Santa Cruz

Jorge Santa Cruz. Camisa rosa.Por: Jorge Santa Cruz (*)
Ningún ejército de ninguna época ha estado exento de abusos individuales. Lo mismo se puede decir de las fuerzas armadas mexicanas.
Un abuso particular de ninguna manera debe ser utilizado para desprestigiar a la Institución involucrada, como se pretende hacer con el Ejército mexicano luego de la presunta ejecución extrajudicial llevada a cabo por un soldado en Palmarito, Puebla.
Los militares fueron emboscados. Esto debe ser tomado en cuenta, sobre todo desde el punto de vista psicológico.
Cuando la vida está en peligro, cualquier soldado vive una muy fuerte lucha interna. Por un lado, el instinto de supervivencia le incita a ponerse a salvo; por el otro, el sentido del deber le llama a cumplir con su responsabilidad.
Miedo, coraje, frustración, ánimo de venganza, sufrimiento moral, dolor físico, son algunas de las pasiones y emociones que bullen en el alma del soldado al momento del combate.
Los ejércitos demuestran su grado de profesionalismo en la medida en que adiestran a sus tropas en el autocontrol  mediante la doctrina militar, la disciplina y la obediencia.
Al momento del combate, estas bases éticas y operativas influyen en los actos de la tropa, al igual que su estado de ánimo.
La debilidad humana hace que los elementos más débiles, en cuanto a valores se refiere, sucumban y se dejen llevar por la pasión oscura de la venganza. Esa misma debilidad, hace que otros cedan ante las ambiciones y traicionen a su institución.
La mayoría de los militares, sin embargo, mantiene incólumes sus ideales y espíritu de sacrificio.

Los beneficiarios del descrédito del Ejército

Lo diremos claramente: el Estado Profundo que gobierna a Estados Unidos y a buena parte de Occidente.
Ese aparato político, diplomático, militar, económico, financiero y mediático está aferrado (perdón por el término) a privar a las naciones de su soberanía, para convertirlas en mansas provincias sometidas a todo tipo de explotación.
Ese Estado Profundo fue el que instruyó al entonces presidente William Clinton a lanzar la iniciativa del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y a proponer una Policía Interamericana que sustituyera a los ejércitos de los países latinoamericanos.
El ALCA fracasó y la Policía Interamericana está en proceso de formación. Su base de operaciones está en El Salvador. El hoy ex presidente estadounidense disfrazaba su intervencionismo utilizando el término meloso de “responsabilidad compartida”.
Dicho de otra manera: exhibir al Ejército mexicano como criminal e inútil está en sintonía con la animadversión que le tiene el Estado Profundo. Bill Clinton ya no es Presidente. Su esposa, se quedó en el camino, pero el actual mandatario, Donald Trump, ya amenazó al gobierno mexicano con enviar soldados estadounidenses a territorio nacional para combatir a los hombres malos (“bad hombres”).
Examinemos con cuidado las acusaciones al Ejército, preguntémonos de dónde vienen y qué finalidades tienen.
Exijamos, sí, que cualquier acto de traición o de abuso sea castigado. Pero también veamos que son actos aislados.
Consideremos el elevado número de operaciones anuales que llevan a cabo nuestros soldados y luego, comparémoslas en perspectiva con el reducido número de abusos y crímenes cometidos por los elementos de la Defensa Nacional.
Llegaremos entonces a la conclusión de que el Ejército mexicano es objeto de una intensa guerra propagandística que dura ya, por lo menos, 15 años.
(*) Periodista mexicano.

Escrito por

Periodista, profesor universitario y consultor en Comunicación y Periodismo.

4 comentarios sobre “En defensa del Ejército. Autor: Jorge Santa Cruz

  1. No es responsabilidad de los soldados la muerte de civiles. Tampoco lo es del ejército ya que su “comandante jefe” es el presidente en turno. El argumento de Calderón, acerca la necesidad de sacarlos a la calle y hacer el trabajo de los policías es una falacia, pues si es cierto que la policía mexicana no está preparada para enfrentar el narcotráfico, tampoco el ejército lo está para mantener el orden civil, ya que los soldados viven encuartelados mayormente en su tiempo como efectivos, y no tienen la proximidad a una vida civil, con valores familiares y afectivos. Ellos están preparados para obedecer ordenes y no cuestionarlas. Te digo esto por experiencia: crecí y viví en el EMP, institución militar muy “civilizada”, por su contacto diario con civiles que practicar la equitación y el tiro. Los militares no pueden tratar con los civiles, nos tienen miedo, porque pensamos, porque no actuamos ante una orden sin cuestionarla.
    La falacia es pensar que el asunto del narcotráfico lo tienen que atender los militares. Es necesaria una policía preparada como la DEA norteamericana, pero en versión nacional, con todo lo que implica: investigadores profesionales, que puedan detectar las células criminales y el armamento para contenerlo. De lo contrario, pronto tendremos a los gringos y su DEA “administrando”, más no combatiendo el gran negocio de las drogas.

    Me gusta

  2. Los soldados ignoran que todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario. El ejército y sus soldados no pueden ejecutar a civiles como lo hicieron en Palmarito. Si se denominan “Policía Militar” están obligados a detener a los probables delincuentes y de manera inmediata ponerlos a disposición del Ministerio Público de la Federación, y no a ejecutarlos y mucho menos a darles el tiro de gracia. Tampoco deben borrar las evidencias para evadir su responsabilidad penal y mucho menos “robarse” las cámaras de seguridad pensando que así no habrá ninguna evidencia de lo que en realidad pasó. Qué bueno que los videos no fueron afectados y así todos pudimos saber la verdad de lo que sucedió en Palmarito, Puebla.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s