La Corte aumenta la presión sobre el IMSS. Autor: Jorge Santa Cruz

Determina que los viudos de las trabajadoras del Instituto cobren su pensión. La medida, desde el punto de vista humano, es correcta. El director general del Seguro Social, Mikel Arriola, podrá utilizarla, sin embargo, como uno de tantos pretextos para declarar la insolvencia financiera del IMSS

Enfermera del IMSS. IMSS

Foto: IMSS

Por: Jorge Santa Cruz (*)

En este espacio nos hemos referido, en fechas recientes, al propósito que tiene el régimen de acabar con el Instituto Mexicano del Seguro Social, con base en el precepto neoliberal de que la economía debe regirse libremente, sin intervención gubernamental.

El argumento principal que tiene el gobierno del presidente Peña Nieto es el de las pensiones y jubilaciones.

El director general del IMSS, Mikel Arriola, dijo el lunes pasado (24 de abril), que el Instituto pagará, tan sólo en el presente año, más de 80 mil millones de pesos por concepto de pensiones.

Planteó, además, que “la presión por crecimiento” no bajará de dos dígitos antes de 2035, cuando el pago de pensiones llegue a 101 millones de pesos.

Arriola señaló como causa de esta presión financiera que los trabajadores del IMSS obtienen el derecho a la pensión a los 52 años, y que la pensión que cobran es 800 por ciento mayor a la de la economía.

La conclusión del director general del IMSS fue que no hay país en el mundo que aguante ese régimen.

Pues bien, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó este miércoles, 26 de abril, que los viudos de las trabajadoras del IMSS tienen derecho a cobrar la pensión, más allá del rol de género que hayan desempeñado en el hogar.

Salón de Plenos. SCJN

Salón de Plenos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Foto: SCJN

Para ellos, la noticia es buena; para el IMSS, no, debido a que aumentarán las presiones sobre sus finanzas.

Antes de seguir, permítanos hacer una aclaración: la orden dada por la SCJN nos parece legítima desde el punto de vista humano.

Nos provoca sospecha, sin embargo, porque se da en un momento crítico para el Seguro Social.

La dirección general del Instituto podrá alegar más adelante que es una presión adicional y que se carece de los recursos para cubrirla.

Remitámonos al 2 de julio de 2015, cuando la SCJN determinó que los automóviles anteriores a 2007 podían obtener el holograma cero y circular todos los días, en el entonces Distrito Federal, a condición de que cumplieran con las normas ambientales establecidas en ese momento.

¿Qué pasó? Que aumentó el aforo vehicular y, por ende, la contaminación. El resultado fue un endurecimiento de los criterios de verificación de automóviles.

A partir de eso, hubo quienes pensaron -con absoluta lógica- que hubo una colusión entre la Secretaría de Medio Ambiente federal, el Gobierno capitalino y el Poder Judicial de la Federación para imponer, después, una medida absolutamente antipopular.

El Financiero, en su edición del 17 de marzo de 2016, publicó que la SCJN rechazó promover el aumento de la circulación de autos en la Ciudad de México.

La Corte -según el reporte de El Financiero– dijo que “La resolución de este Alto Tribunal se dictó en protección del principio de igualdad, como valor primordial en todo Estado de Derecho”.

Lo mismo podrá decir cuando el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto diga que el IMSS será declarado en quiebra, porque ya no tiene para cubrir ése y otros compromisos relacionados con las pensiones.

Recordemos que el funcionario que el Ejecutivo federal puso al frente del IMSS, Mikel Arriola, pidió a los senadores -el 24 de abril pasado- no incrementar las obligaciones que actualmente prevé la Ley del Seguro Social, pues al carecer de fuentes propias de financiamiento se pondría en riesgo su permanencia.

Mikel Arriola. IMSS

Mikel Arriola, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social. Foto: IMSS

Nótese, finalmente, que el IMSS inició una campaña para recibir en donación seis mil sillas-cama con el fin de que sean utilizadas por los familiares de pacientes que están en Urgencias o en Terapia Intensiva. El fin particular de esta iniciativa es bueno. Vamos, irreprochable. Pero la señal que se manda a la sociedad es que el Seguro Social no tiene dinero.

(*) Periodista mexicano.

@JorgeSantaCruz1

jlsc.ua@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s