Yarrington y Duarte de Ochoa, ¿linchamiento electoral? Autor: Jorge Santa Cruz

La PGR tiene la obligación de meter a la cárcel a todos sus cómplices, por muy poderosos que sean

jorge-santa-cruz-facebookPor: Jorge Santa Cruz (*)

Los mexicanos hemos aprendido con el paso del tiempo que el sistema permite que caigan en desgracia unos cuantos de los corruptos y delincuentes que lo integran. En ocasiones, claro está, manda a la cárcel a uno que otro chivo expiatorio.

El régimen tiene más que aprendida la lección de que cuando la sociedad está más descontenta que de costumbre, entonces arma verdaderos linchamientos mediáticos, con el fin de lavar sus culpas.

Así está sucediendo con dos ex gobernadores priistas, detenidos con fines de extradición. Uno, Tomás Yarrington, en Italia. Otro, Javier Duarte de Ochoa, en Guatemala.

No deja de sorprender la actual “eficacia” de la Procuraduría General de la República, que fue incapaz, en su momento, de impedir la fuga de ambos, ahora que el PRI está en riesgo de perder la gubernatura del Estado de México y, por ende, la Presidencia de la República, en 2018.

Puede ser que las detenciones del ex gobernador tamaulipeco Yarrington y del veracruzano Duarte de Ochoa, se deban al interés de funcionarios honestos de la PGR. Esperemos que haya sido así.

Pero la consignación de Yarrington ante la justicia mexicana está en veremos, por las presiones que ejercen los Estados Unidos y la extradición de Duarte de Ochoa depende, por supuesto, de la justicia Guatemalteca.

A la PGR se le debe exigir que integre perfectamente ambos expedientes, para que no sean rechazados por Italia y Guatemala. Y, segundo, que dé un eficiente seguimiento a los dos casos y descubra las redes de complicidades tejidas por ambos ex gobernadores, de tal suerte que pueda ejercer acción penal contra sus respectivos cómplices, por muy poderosos que sean.

Además, todavía anda suelto por ahí el otro Duarte: César, ex gobernador de Chihuahua.

En cuanto al Poder Judicial, sólo le queda proceder de manera justa y transparente, de tal suerte que -de veras- aplique todo el peso de la ley, de acuerdo a lo que se merezcan Yarrington y Duarte.

¿De veras se hará justicia? Está por verse.

(*)Periodista mexicano

@JorgeSantaCruz1

jlsc.ua@gmail.com

Escrito por

Periodista, profesor universitario y consultor en Comunicación y Periodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s