Peña debería cambiar el modelo económico y cancelar la Iniciativa Mérida

jorge-santa-cruz-facebook@JorgeSantaCruz1

jlsc.ua@gmail.com

El mandatario de los Estados Unidos, Donald Trump, sí habló de enviar militares a México en la conversación telefónica que sostuvo con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, el pasado 27 de enero; pero lo hizo en un tono “a la ligera”, según la agencia norteamericana Associated Press (AP).

La nota, publicada hoy por la reportera Vivian Salama, misma que destapó ayer el escándalo en la AP, ratifica que Trump sí le dijo a Peña que podría mandar militares a enfrentar a los “bad hombres” (“hombres malos”) a nuestro país, bajo el argumento de que el Ejército mexicano está asustado y el de Estados Unidos, no.

La nota de la Prensa Asociada agrega lo siguiente:

Un funcionario de la Casa Blanca confirmó el jueves que las declaraciones, un extracto de la conversación obtenido por The Associated Press de una conversación de una hora, “eran parte de una discusión sobre cómo Estados Unidos y México podrían colaborar para combatir a los cárteles de la droga y otros elementos delictivos y hacer la frontera más segura”.

El funcionario, quien habló con la condición de no ser identificado porque no estaba autorizado a dar información al respecto, dijo que “la conversación fue agradable y constructiva´.”

En resumen: Trump sí dijo lo que el gobierno de México niega que haya dicho. La AP suavizó el hecho mediante una cabeza amable: Trump sí ofreció militares contra “bad hombres” en México.

Por otra parte, el nuevo Presidente de los Estados Unidos confirmó que ha tenido llamadas “duras” con mandatarios de otros países. En La Jornada de hoy, leemos lo siguiente:

Washington. El presidente Donald Trump intentó calmar hoy a su auditorio de líderes religiosos respecto al contenido de sus contactos telefónicos con líderes mundiales.

‘Créanme, no se preocupen cuando escuchen sobre las duras llamadas telefónicas que estoy teniendo. Simplemente no se preocupen’, afirmó sin referirse a ninguna en concreto.

‘Virtualmente todas las naciones del mundo se están aprovechando de nosotros. Eso no va a pasar más’, agregó.”

Al buen entendedor, pocas palabras.

Por lo demás, sabemos desde hace muchos años, que el Estados Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional tiene, entre sus proyecciones, la de un conflicto bélico provocado por los Estados Unidos.

Recuérdese que el ex secretario de Defensa de los Estados Unidos, en tiempos  de Ronald Reagan (1981-1989), Caspar Weinberger, publicó el libro La próxima guerra, en 1998 y que, en él, habló de una posible invasión norteamericana a México.

Weinberger organizó en dicho texto toda la táctica y la estrategia de la liberación de México a partir de la irrupción de los cárteles de la droga en Houston, Texas, y en San Diego, California y de un posterior ataque criminal a la sede de la embajada de Washington en la Ciudad de México.

El tema, pues, no es simple elucubración.

En conclusión:

A nuestro juicio, la amenaza de Trump a Peña no fue coloquial, ni hecha a la ligera, como pretenden hacernos creer desde Los Pinos y la Casa Blanca. El mismo Trump se jactó, al hablar ante líderes religiosos, de la dureza con que a tratado a mandatarios de otros países (entiéndase México y Australia).

¿Se atrevería Trump a violar la soberanía mexicana? no lo sabemos, pero tampoco nos extrañaría. Durante la Presidencia de Barack Obama se habló de mandar tropas yanquis a México para evitar el paso de terroristas. ¿Se acuerdan?

Nos molesta, sí, la bajeza de Trump. Pero más, la sumisión del gobierno mexicano. No le estamos incitando a que se lance a una guerra suicida con el país más poderoso del planeta pero, sí, a que demuestre con hechos la efectividad y patriotismo de fuerzas armadas.

Le pedimos a Peña Nieto, también, que cancele la Iniciativa Mérida y que evite que las transnacionales petroleras que están en México o van a instalarse pronto, aquí, vayan a traer sus propios cuerpos de seguridad.

Si el gobierno mexicano tiene como probable el fin del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, no vemos por qué no pueda cancelar la Iniciativa Mérida.

Claro: para dar pasos en ese sentido debería atacar los siguientes frentes:

1. El económico: fortaleciendo el mercado interno, a partir del rescate del campo mexicano y de la micro, pequeña y mediana empresa.Dicho de otra manera: se debe aplicar un modelo económico orientado nacionalista.
2. Dando a nuestras fuerzas armadas el marco legal adecuado que les permita garantizar plenamente la seguridad nacional y la seguridad interior.

Lo anterior debería ser complementado por una educación con bases humanistas y por un combate efectivo a la corrupción.

 

Escrito por

Periodista, profesor universitario y consultor en Comunicación y Periodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s